viernes, 16 de abril de 2010

EL CAFÉ MÁS SOLITARIO DEL MUNDO




Huamachuco, Julio 15 de 1883
Señor Mariano Ignacio Prado
Colombia:

Queridísimo padre: Estoy herido y prisionero; hoy a las 8:30 debo ser fusilado por el delito de haber defendido a mi Patria. Lo saluda su hijo que no lo olvida:


Leoncio Prado


Ultimo sorbo:

“Adiós compañeros”

“Todos llorábamos, todos, menos Pradito”. (Testimonio del capitán chileno Rafael Benavente, que participó en el fusilamiento).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada