sábado, 17 de abril de 2010

GUILLERMO CABRERA INFANTE


Autobiografía: “Yo nací en Jíbaro, en 1929. Es una de las pocas zonas de la provincia de Oriente en que se cultiva tabaco. Allí vieron los europeos por primera vez a gente fumando. Fue Rodrigo de Jerez quien se internó con un judío converso, que el llevaba como interprete, llamado Luis de Torres. Andaban buscando oro, como siempre los españoles y Colón más que nadie. Se quedaron sorprendidos de lo que vieron e informaron a Colón de haber visto hombres-chimenea, que echaban humo por la nariz, las orejas y por todas partes. Rodrigo de Jerez se aventuró a fumar y, como sir Walter Raleigh poco mas tarde, llevó hojas para poder fumar en Europa. En España fue descubierto fumando encerrado en su cuarto y, habiendo sido acusado ante la Inquisición, terminó por confesar bajo tortura de estar poseído por el demonio. De esta manera Rodrigo de Jerez, que había descubierto a un ser humano echando humo, se convirtió el mismo en un puro y murió quemado por todas partes”.

La Odisea y el maestro de escuela: “Ese hombre nos contó la historia de un héroe que regresaba a su pueblo, donde nadie lo reconocía, excepto su perro”.

Hoja de ruta:  "Yo soy muy persistente. Yo surgí a la literatura con muy poco talento, y en realidad lo que yo he hecho es cultivar la persistencia, que a mi me parece que es una dote que debe cultivar cada humano. Si uno se empeña realmente en algo finalmente lo consigue, ya sea una pagina en blanco llenar de letras o una mujer.
- Si a una pagina en blanco hay que llenarla de palabras a una mujer de que tendría que ser
- De palabras también".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada